El gobierno de Brasil conferirá a Bolivia un software, un laboratorio y capacitación técnica para la lucha contra el lavado de dinero (LAB) bajo el control de policías y funcionarios de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF).

El compromiso, que se efectivizará este lunes, se desprende del Acta de Conclusiones de la reunión preparatoria para la VII Comisión Mixta Brasil-Bolivia sobre drogas, que se desarrolló entre el 17 y 18 de febrero en La Paz.

“Para trabajar de manera científica y técnica, en temas de investigación sobre lavado de dinero, Brasil nos está cediendo esta tecnología. De esta manera, los informes a futuro serán informes reales, verídicos para nuestro trabajo”, dijo el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

Según esta autoridad, se apunta a investigar el patrimonio de los narcotraficantes, dentro de la lucha frontal antidrogas que se pretende profundizar en Bolivia.

“Eso es lo que más les duele. Tenemos que afectar su patrimonio y la forma de trabajar es con instrumentales de última ge-neración”, añadió Cáceres.

Brasil además se ha comprometido a fortalecer la cooperación en Inteligencia policial, a ceder helicópteros y a cooperar con Vehículos Aéreos No Tripulados (VANT) en las fronteras bipartitas, entre otras acciones.

El diputado Andrés Ortega (PPB-CN) opinó que el gobierno “debería aceptar cualquier ayuda que venga del Brasil”, sin descartar cooperación estadounidense.

El ex viceministro de Defensa Social, Ernesto Justiniano, dijo que Bolivia todavía estaba “a tiempo de que se pida la cooperación internacional y no se aísle a la policía de personal, recursos, ni de Inteligencia para luchar contra el narcotráfico”.