Brasilia. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, inauguró este miércoles en Brasilia la 15° Conferencia Internacional Anticorrupción, destacando el trabajo del gobierno brasileño en la prevención y el combate a los desvíos de conducta.

La conferencia, que cuenta con representantes de todas las regiones del mundo, sesionará hasta el sábado 10 para analizar la cooperación internacional, discutir buenas prácticas, compartir experiencias y trazar estrategias comunes para el desarrollo de medidas de prevención y combate a la corrupción.

En su discurso, Rousseff resaltó los avances del estado brasileño en materia de transparencia, con el fin de mejorar la gobernanza y la gestión pública.

"En Brasil, la prevención y el combate a la corrupción son hoy prácticas de Estado. Nuestro gobierno da respaldo a los órganos de control. El Portal de la Transparencia expone en internet, todos los días, los gastos de los órganos federales ralizados el día anterior", subrayó.

Al mismo tiempo, Rousseff afirmó que hay exageraciones en las denuncias de corrupción en su país y que eso altera la percepción de la política en la sociedad brasileña.

"El discurso anticorrupción no puede ser confundido con el discurso antipolítica o anti-Estado. El Estado es el destinatario privilegiado de las movilizaciones por transparencia. Por eso, esas acciones que construyen la transparencia son esenciales a la democracia", explicó.

En los últimos meses, la atención de la opinión pública brasileña estuvo concentrada en el juicio del denominado "Mensalao", un esquema de compra de votos en el Congreso que estalló en 2005, y resultó en la condena por el Supremo Tribunal Federal de importantes dirigentes del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Considerado el foro anticorrupción más importante del mundo, la Conferencia Internacional Anticorrupción reúne a más de 1.500 miembros de la comunidad internacional, incluyendo jefes de estado, la sociedad civil y el sector privado.

El evento ofrecerá más de 50 talleres y sesiones plenarias bajo el lema de este año: "Movilizando a las Personas, Conectando a los Agentes de Cambio".

El objetivo es presentar perspectivas innovadoras para lograr cambios en cinco áreas clave: terminar con a la impunidad, asegurar gobernanza del clima limpia, prevenir flujos financieros ilícitos, asegurar que transiciones políticas conduzcan a gobiernos transparentes y estables, y deportes limpios.

Como potencia mundial emergente y reciente anfitrión de la Cumbre Río+20, así como de la próxima Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos, Brasil tiene el potencial de contribuir al progreso en esas áreas tanto a nivel regional como mundial.

La Conferencia es realizada cada dos años y su última edición se realizó en Tailandia, en 2010.