La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, apoyó la creación de un estado "libre y soberano" en el marco de la inauguración de una nueva Asamblea General de la ONU, que se celebra en Nueva York. 

Rousseff sostuvo que resulta "imperativo" la obtención de un status soberano y afirmó que ella proviene de un país en que la población árabe convive pacíficamente con los habitantes de Brasil.

La solicitud de un estado palestino ocupa una importante posición en la agenda de esta Asamblea General de la ONU y ya levanta polémicas, por su firme rechazo de parte de Israel y EE.UU.

Dicha solicitud ocurre mientras líderes palestinos, israelíes y estadounidenses lidian con las consecuencias de los alzamientos árabes que están generando nuevas tensiones políticas en Oriente Medio.

El ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al-Malki, dijo que creía que al menos nueve de los 15 miembros del Consejo de Seguridad apoyarían el pedido palestino e instó a Estados Unidos a considerar su posición.

"Estamos trabajando para lograrlo y creo que lo conseguiremos", dijo Malki a periodistas. "Esperamos que Estados Unidos revise su posición y esté en el lado de la mayoría de las naciones o países que quieren apoyar el derecho de los palestinos a tener libre determinación e independencia", agregó.

Papel de las mujeres. Roussef destacó el papel de las mujeres en el mundo actual y en ese marco, realizó un homenaje durante su discurso a la ex mandataria chilena Michelle Bachellet, quien se encuentra desde 2010 al mando de ONU Mujer.

Rousseff también mostró su preocupación por el combate a la pobreza y apoyó las gestiones para contrarrestar el cambio climático.