Las Fuerzas Armadas de Brasil iniciaron una vasta operación para combatir ilícitos en las fronteras con Perú, Bolivia y Paraguay, que movilizará en los próximos días a 6.500 militares, informó su Ministerio de Defensa, reportó la agencia EFE.

Según un comunicado difundido por ese despacho, se trata de “la mayor acción conjunta de las Fuerzas Armadas” ya realizada en zonas limítrofes y se enmarca en el llamado Plan Estratégico de Fronteras, una iniciativa de seguridad anunciada durante este año por el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

Los militares que participan en la operación, que están divididos en tres grandes frentes, abarcarán un total de 6.977 kilómetros de fronteras y contarán con apoyo de 57 aviones y de 10 barcos, que patrullarán los ríos fronterizos.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa, los militares centrarán sus operaciones en el combate al tráfico de drogas y el contrabando, que son los delitos más comunes en las fronteras con Perú, Bolivia y Paraguay.

La Razón informó el lunes con un recuento periodístico y datos del jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), César Guedes, de que los narcos usan una ruta aérea “distractiva” de Bolivia a Paraguay para trasladar cocaína a Brasil y Argentina, con lo que evitan el control policial en las fronteras con suelos brasileño y argentino.