El gobierno de Brasil dio a conocer este miércoles una serie de medidas destinadas a atraer inversiones privadas para la obsoleta infraestructura del país.

Las medidas, que involucran un total de US$66.000 millones en inversiones en los próximos años, incluyen concesiones para carreteras y vías férreas, dijo el ministro de Transporte, Paulo Passos, en un evento en Brasilia.

Entre lo que anunció la presidenta, Dilma Rousseff, también esta inversión potenciaría la economía al menos en 2%, casi la mitad del promedio del auge económico, aseguró a medios internacionales.

Mejorar los aeropuertos es crucial en momentos en que Brasil se prepara para recibir una avalancha de visitantes para la Copa Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

Las nuevas medidas están siendo diseñadas desde hace meses. Son "parte de un plan de crecimiento de largo plazo para alcanzar el estatus de desarrollo", dijo anteriormente un funcionario del gobierno. Las fuentes oficiales hablaron a condición de no ser identificadas.