Sao Paulo. Una corte estatal de Brasil emitió el lunes una orden de arresto contra dos ex militares involucrados en la matanza de 19 campesinos sin tierra ocurrida en 1996, en un caso que activistas dicen es emblemático de la cultura de impunidad que impera en la nación sudamericana.

La decisión del Tribunal de Justicia del estado de Pará se dio luego de que ambos oficiales, el ex coronel de la policía militar Mario Colares Pantoja y el ex mayor José María Pereira de Oliveira, fueron sentenciados a 258 años y 158 años de prisión, respectivamente.

Pantoja se entregó a la policía en el día, dijo una portavoz de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado en una entrevista telefónica. Ninguno de los dos oficiales estuvo en prisión durante el proceso de apelación.

Al determinar la prisión de los militares, el juez Edmar Pereira consideró que se habían "agotado las vías legales" que les permitían a los dos militares estar en libertad durante el proceso. La decisión de apresarlos no puede ser apelada.

Pará, donde se ubica la mina de mineral de hierro más grande del mundo, ha sido por décadas un centro de disputas entre terratenientes y campesinos por la tierra.

Más de 800 líderes sociales han sido asesinados en la región en la última década, lo que indica un alto grado de impunidad en Brasil, según el grupo de derechos humanos local Comissão Pastoral da Terra.

Pantoja comandaba a la tropa que abrió fuego contra los cerca de 1.500 sin tierra que bloqueaban la autopista PA-150, en la norteña localidad de Eldorado dos Carajás en Pará, el 17 de abril de 1996. En el enfrentamiento, 19 campesinos murieron y otros 70 resultaron heridos.

Unos 17 oficiales de alto rango y más de 120 policías fueron absueltos desde que se abrió el caso en 1997.