Río de Janeiro. Los estados brasileños de Sao Paulo (sureste del país y el más poblado) y Amazonas (norte) serán los primeros que recibirán, a partir de los próximos 15 días, parte de los miles de inmigrantes venezolanos llegados al país en los últimos meses a través de la frontera terrestre en el estado de Roraima (norte), informó el gobierno.

El ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, afirmó que  "los venezolanos pasan hambre. El año pasado, la población venezolana perdió, de media, ocho o nueve kilos. Es una situación muy seria, una crisis humanitaria a la que no podemos darle la espalda y estamos haciendo todo lo posible y lo imposible de la mejor manera" , explicó ante la prensa.

Padilha aseguró que se está estudiando enviar inicialmente 350 inmigrantes venezolanos a Sao Paulo y 180 a Amazonas, y que posteriormente, se irán repartiendo entre las principales ciudades brasileñas.

El ministro resaltó que el gobierno brasileño necesita administrar no apenas los venezolanos que quieren quedarse en Brasil, como también los que están de paso.  "Tenemos tres tipos de inmigrantes: las personas que vienen a buscar comida para su familia; las que vienen para quedarse en lar región, especialmente famílias indígenas, y aquellas que quieren internalizar, quieren venir para dentro de Brasil" , comentó.

El estado de Roraima, el único de Brasil que tiene frontera terrestre con Venezuela, vive una crisis social por la llegada de más de 40.000 inmigrantes venezolanos en los últimos meses, huyendo de los problemas económicos y sociales en su país.

Las autoridades regionales de Roraima, incapaces de hacer frente a la llegada masiva de inmigrantes, pidieron ayuda al Gobierno Federal, que hace apenas unos días reconoció por medio de un decreto la "situación de vulnerabilidad" en ese estado ante la llegada masiva en los últimos meses de venezolanos que huyen de la "crisis humanitaria" que atraviesa su país.