Las operaciones en Brasil aún no paran. Cerca de 90 policías del Batallón de Operaciones Especiales permanecerán en el Complexo do Alemao (Al norte de Río de Janeiro), allanando las casas en busca de armas y drogas.

Según consignó OGlobo, al interior de las favelas ha comenzado a haber movimiento. A pesar de que aún hay muchos que están sin agua y sin energía,  los habitantes están intentando retomar su rutina.

Entre los problemas de los cuales se aquejan, desde el viernes de la semana pasada, que no se recoge la basura en la comunidad y, por lo mismo, los operarios del programa de Aceleracion de Crecimiento (PAC) deberán retomar las operaciones.

A pesar de que, según en BOPE, no hubo enfrentamientos durante la madrugada, el comercio al interior de la zona continúa cerrado y todas las entradas están controladas por el ejército del país.