Río de Janeiro. La preparación de las Fuerzas Armadas brasileñas para sus tareas de vigilancia en el Mundial de fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 de Río de Janeiro costaron en los últimos seis años unos 2.600 millones de reales (US$840 millones), informó este miércoles el gobierno.

En un comunicado, el Ministerio de Defensa aseguró que el dinero destinado para la preparación de sus militares sirvió para las tareas de control y seguridad de grandes eventos ocurridos en el país desde 2012, en los que participaron miles de personas de todo el mundo.

En los últimos años, Brasil ha organizado grandes eventos como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20, celebrada en Río de Janeiro en 2012 con decenas de jefes de Estado, y las Jornadas Mundiales de la Juventud de 2013, con la presencia del Papa Francisco.

También organizó la Copa Confederaciones de 2013 en seis ciudades, el Mundial de fútbol del año pasado en doce ciudades del país, y los proximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2015 en Río de Janeiro.

Para 2106, el gobierno destinará 38.000 militares para garantizar la seguridad durante la cita olímpica, en la que se espera la llegada de miles de turistas de todo el mundo.