Río de Janeiro. Las Fuerzas Armadas brasileñas lanzaron este sábado una gran operación en todas las fronteras del país para combatir crímenes como el narcotráfico, el contrabando, la inmigración ilegal, tráfico de armas y municiones o contrabando de vehículos, informaron hoy medios locales.

Unos 25.000 hombres del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea participan en la séptima etapa de la Operación Ágata en las fronteras brasileñas, con el apoyo además de la Policía Federal, la Policía de Carreteras, las Policías regionales y las autoridades gubernamentales de cada estado fronterizo.

Las principales acciones son el bloqueo y el control de carreteras, patrullajes, intensificación de la fiscalización de los productos controlados, actividades de inteligencia y la realización de acciones cívico-militares que consisten en llevar atención médica, odontológica y hospitalaria a los lugares donde se concentran las familias más pobres.

Las otras seis etapas de la Operación Agata se produjeron en los últimos dos años. Las operaciones se realizan en los estados de Amapá, Pará, Roraima, Amazonas, Acre, Rondonia, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Santa Catarina y Río Grande del Sur.

Las fronteras que se vigilan son las que tiene Brasil con la Guyana Francesa, Guyana, Surinam, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay.