Brasilia. Otro embarazoso incidente que involucra a personal militar estadounidense y prostitutas en América Latina se conoció este martes, cuando el secretario de defensa Leon Panetta dijo que varios marines fueron sancionados por supuestamente causar heridas a una prostituta en Brasil en diciembre.

Panetta dijo a periodistas durante una visita a Brasilia que el incidente era investigado y que el personal militar involucrado fue "severamente castigado", degradado y retirado de Brasil.

Un funcionario de defensa, hablando bajo condición de anonimato, dijo que en el hecho estuvieron involucrados tres guardias de seguridad de los marines asignados a la embajada estadounidense en Brasilia y un funcionario de la representación diplomática.

El personal supuestamente empujó a una prostituta desde un vehículo lo que le causó fractura de clavícula, dijo el funcionario.

Un segundo funcionario de defensa no pudo confirmar la naturaleza de las lesiones sufridas por la prostituta.

La divulgación del incidente ocurre luego de otro escándalo que involucró a personal del Servicio Secreto estadounidense en Cartagena, Colombia, previo a la visita del presidente Barack Obama para la Cumbre de las Américas.

El hecho en Brasil, sobre el cual no se había informado ampliamente, fue divulgado por un periodista local durante una conferencia de prensa en la que hablaba Panetta. La policía brasileña no devolvió los llamados por otros detalles.

Debido al episodio en Colombia, en que 21 prostitutas fueron llevadas a un hotel con personal militar y agentes del Servicio Secreto, ocho agentes ya han dejado la agencia y 12 militares están bajo investigación.

La agencia revocará de forma permanente la autorización de seguridad de otro agente y absolvió de cargos a otros tres.

El segundo funcionario de defensa estadounidense dijo que los tres marines involucrados en el hecho de Brasil fueron castigados y dos de ellos degradados.

Panetta dijo que ese tipo de comportamiento no era aceptable.

"Fueron severamente castigados. No tolero ese tipo de conductas. Ni aquí ni en ninguna otra parte del mundo", afirmó el secretario.

"Y donde suceda, pueden estar seguros que actuaremos para que sean castigados", añadió.