"No, no es cierto, no hay ninguna posibilidad de que haya una base militar norteamericana en Brasil".

Esa fue la tajante aclaración que realizó este miércoles el principal asesor del presidente de Brasil, Lula da Silva, Marco Aurelio García, luego de que el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Arturo Valenzuela, afirmara que "se estaba tramitando" la construcción de una base militar para frenar el narcotráfico en la zona.

Marco Aurelio García si bien reconoció que existe "un programa de cooperación" con Washington en la lucha contra el narcotráfico, éste no implica la instalación de bases militares, y añadió taxativo que "nosotros no tenemos un doble discurso", en relación con la dura postura que mantuvo Brasil en contra de la instalación de bases militares estadounidenses en suelo colombiano, según declaraciones que realizó a la agencia Télam.

El pasado lunes el jefe de la diplomacia norteamericana en América Latina, Arturo Valenzuela, afirmó que los Estados Unidos "estaban tramitando" con Brasil la instalación de una base militar en este último con el fin de combatir el narcotráfico, una noticia que además ya había sido adelantada el 1 de abril por el diario brasileño O Estado de Sao Paulo.