Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, decidió no extraditar al ex guerrillero italiano, Cesare Battisti, informaron este miércoles medios brasileños.

Globo News divulgó a través de su sitio web, sin citar fuentes, que el gobierno de Lula temía que la vida de Battisti pudiera estar en peligro si volvía a Italia.

El influyente periódico Folha de S.Paulo también informó en su sitio en internet que Battisti no sería extraditado, pero tampoco citó fuentes.

Los llamados telefónicos a la oficina de Lula no fueron devueltos de inmediato. Se esperaba un anuncio oficial más tarde este miércoles.

La Corte Suprema había resuelto el año pasado que Battisti debía ser extraditado por condenas por asesinato en Italia en la década de 1970, pero le dejó la decisión final a Lula.

Battisti niega haber cometido los asesinatos y dice que está siendo perseguido políticamente en Italia.

El mandatario brasileño, que termina su segundo mandato el 1 de enero, había otorgado al ex guerrillero italiano el estatus de refugiado en enero de 2009, con lo que creó tensiones en las relaciones con Italia.

Esta decisión ha sido uno de los temas principales en los últimos días de la presidencia de Lula.