Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, no fue invitado al traspaso de mando del actual mandatario de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, a su ex ministra y presidenta electa, Dilma Rousseff.

De acuerdo al diario O Globo, la futura presidenta de Brasil no invitó a Lobo a la ceremonia de toma de posesión, a la que han confirmado su asistencia los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Uruguay, José Mujica; de Guatemala, Álvaro Colóm; de Costa Rica, Laura Chinchilla; de El Salvador, Mauricio Funes; el primer ministro de Corea del Sur, Chung Un-chan; el príncipe de Asturias Felipe de Borbón y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

De acuerdo a la publicación, el presidente de Honduras fue el "único" mandatario latinoamericano que fue excluido de la lista de invitados al evento, que se realizará en Brasilia el 1 de enero de 2011.

Brasil, al igual que los países miembros de la Unión de Naciones de Suramérica (Unasur), suspendió relaciones con Honduras a raíz de la crisis política de 2009 que alcanzó su punto álgido con la destitución del ex presidente Manuel Zelaya.

Sin embargo, el gobierno de Lula da Silva mantuvo al encargado de negocios de su representación diplomática en la capital de Honduras, donde luego se refugió por cuatro meses Zelaya.