Sao Paulo. La candidata del oficialismo a la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, ha ampliado su ventaja sobre el opositor José Serra de cara al balotaje del 31 de octubre, según mostró el martes un nuevo sondeo de opinión.

Los datos sugieren que su campaña puede haber reencontrado el camino luego de dos semanas difíciles, en que parecía estar retrocediendo.

El sondeo de la encuestadora Vox Populi mostró que Rousseff cuenta con 51% de las intenciones de voto, frente a 39% del abanderado de la oposición, José Serra, según el sitio web iG, que encargó la encuesta.

El anterior sondeo de Vox Populi, del 13 de octubre, adjudicaba a Rousseff 48% de los votos y a Serra 40%.

Sondeos recientes de otras encuestadoras muestran a Rousseff con una ventaja de entre cuatro y siete puntos porcentuales.

Los votantes indecisos sumaron 4% en la nueva encuesta Vox Populi, para la que fueron entrevistadas 3.000 personas entre el 15 y el 17 de octubre, y tiene un margen de error de 1,8 puntos porcentuales.

El sondeo anterior mostró que 6% de los votantes aún estaban indecisos.

Vox Populi ha mostrado consistentemente a Rousseff con mayores porcentajes que otras firmas. Las cifras seguramente serán usadas por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) para mostrar que Serra podría haber alcanzado su límite.

En la primera ronda, el 3 de octubre, Rousseff estuvo cerca de evitar el balotaje al obtener 47% de los votos, contra 33% de Serra.

La ex candidata del Partido Verde (PV), Marina Silva, fue la tercera más votada, con 19% del apoyo del electorado.

Pese a las expectativas de que Rousseff gane holgadamente el balotaje, un reenergizado Serra ha vuelto a la carga en las últimas semanas en momentos en que la oficialista ha luchado por reencontrar el camino tras un escándalo de corrupción que involucró a una ex asesora y preocupaciones de los votantes sobre sus opiniones en temas sociales, como el aborto.

Serra, un ex gobernador del estado de Sao Paulo y candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), sufrió un contratiempo el fin de semana al no conseguir el apoyo del PV, que decidió mantener la neutralidad en el balotaje.