Sao Paulo. La candidata presidencial oficialista de Brasil, Dilma Rousseff, y su rival de la oposición, José Serra, están estadísticamente empatados, según el último sondeo de Datafolha divulgado el viernes.

Serra, ex gobernador del estado de Sao Paulo, subió 2% con respecto a mayo y lidera por un estrecho margen, con 39% de las preferencias de los 2.658 votantes entrevistados en todo el país este miércoles y jueves.

Rousseff, la ex jefa de Gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, subió 1 punto porcentual con respecto al sondeo de Datafolha en mayo, a 38% de las preferencias antes de las elecciones generales del 3 de octubre en Brasil.

Pero el margen de error de más o menos dos puntos porcentuales del sondeo significa que ambos estarían estadísticamente empatados.

Mientras que en años electorales anteriores Brasil fue presa de una fuerte volatilidad, se estima que ninguno de los dos principales candidatos se alejará mucho de las políticas del Gobierno actual, al que se atribuye el logro de llevar prosperidad a Brasil.

La ex ministra de Medioambiente, Marina Silva, ocupa el tercer lugar en el sondeo, con un lejano 10% de las intenciones de voto.

En la encuesta de Datafolha de mayo, Rousseff y Serra estaban empatados con 37% de las preferencias, mientras que Silva contaba con 12%.

Si ninguno de los candidatos obtiene una mayoría en los comicios, la disputa se decidirá en una segunda vuelta.

Si eso sucediera, 47% de los encuestados dijo que votaría por Serra, mientras que 45% optaría por Rousseff, lo que también sería un empate técnico, considerando los márgenes de error.

Un reciente sondeo de la empresa Vox Populi mostró que Rousseff contaba con 40% de las intenciones de voto, frente a 35% de Serra.