Brasil está dispuesto a transmitir la experiencia que ha adquirido como líder de la fuerza de paz de la ONU en Haití a los integrantes de misiones humanitarias de las Naciones Unidas en otros países, informaron fuentes oficiales.

La oferta brasileña de apoyo en la formación de fuerzas fue hecha durante el encuentro que el ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim, tuvo en Brasilia con la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos.

Amorim y Amos analizaron en la reunión las principales crisis del mundo, en particular en Oriente Medio y África, y la importancia de entrenamiento adecuado, incluso en materia humanitaria, de los militares designados para las misiones internacionales de paz de la ONU, según un comunicado del Ministerio de Defensa.

El ministro brasileño manifestó "la disposición de Brasil de extender su cooperación con la ONU no sólo con experiencia sino también con la preparación de militares", asegura la nota.

Amorim citó específicamente la disponibilidad del Centro Conjunto de Operaciones de Paz de Brasil (CCOPAB), una base del Ministerio en Río de Janeiro, para "recibir un creciente número de militares, incluso de terceros países, designados para misiones de paz".

La oferta fue hecha luego de que Amos, que concluye hoy una visita a Brasil, se refiera a la "valiosa experiencia" brasileña en Haití, en donde el país ejerce el comando militar de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).

Según la funcionaria de la ONU, la acción de Brasil en Haití es un ejemplo que las Fuerzas Armadas brasileñas pueden compartir con la comunidad internacional.

"Sin duda nuestras experiencias en Haití pueden ser transmitidas", afirmó Amorim.

Además de contar con el mayor número de soldados de la ONU en Haití, Brasil tiene varios acuerdos de cooperación con el país caribeño en las áreas de salud, educación, deporte, justicia, fortalecimiento institucional y construcción de infraestructuras.

Brasil donó US$40 millones para el proyecto de construcción de una central hidroeléctrica en Artibonite y ofrece asesoría técnica en materias como producción de cereales, combate al hambre y conservación ambiental.

Además, en los dos últimos años Brasil ha enviado cerca de 13 millones de vacunas a Haití para reforzar la vigilancia epidemiológica en el marco de un acuerdo tripartito de cooperación del que también forma parte Cuba para reestructurar y fortalecer el sistema de salud del país caribeño.

Amos participó el martes en la sede de la cancillería brasileña del evento Acción Humanitaria Global 2013, una iniciativa para solicitar apoyo a programas de ayuda.

En esa actividad, el secretario general de la cancillería brasileña, Eduardo dos Santos, aseguró que Brasil pretende aportar un millón de dólares al fondo de asuntos humanitarios de la ONU, además de cooperar con apoyo técnico y profesional con la comunidad internacional para erradicar la pobreza y combatir el hambre.