Nueva York. Brasil está listo para ayudar a desarrollar la pequeña y mediana empresa en Cuba con el fin de impulsar el desarrollo económico de la isla, dijo el lunes el ministro de relaciones exteriores brasileño Celso Amorim.

La cooperación en el área de negocios fue uno de los temas discutidos por Amorim con el presidente cubano Raúl Castro en La Habana el sábado, indicó el canciller a periodistas en Nueva York, donde asistirá esta semana a la Asamblea General en Naciones Unidas.

Amorim señaló que Brasil tiene una amplia experiencia en impulsar al empresariado para desarrollar su economía formal.

Cuba, agregó, necesitará ese conocimiento para ayudar al sector privado a absorber los 500.000 trabajadores estatales que el gobierno planea eliminar en los próximos seis meses, como parte de una estrategia para hacer la economía más eficiente.

"No vale la pena para Cuba eliminar 500.000 trabajadores del sector público si todos caen en la economía informal", indicó Amorim.

Señaló que los despidos eran una medida "muy valiente" por parte de La Habana.

Más de 5 millones de personas, o un 85% de la fuerza laboral de Cuba, trabajan para el estado.

La decisión de reubicar a medio millón de trabajadores en el sector privado es vista como la medida política más audaz en La Habana desde que el presidente Raúl Castro sucedió hace cuatro años en el poder a su hermano Fidel con la promesa de mejorar la calidad de vida de los cubanos.

"Creo que la evolución de Cuba -y empleo esta palabra deliberadamente- es un proceso que aumentará oportunidades", indicó Amorim, agregando que Cuba probablemente necesitará la ayuda de países como Brasil, que tienen vínculos cercanos con La Habana.

"Estamos listos para cooperar", indicó.