Brasilia. La candidata del partido oficialista de Brasil, Dilma Rousseff, mantendrá la actual política económica del Gobierno e impulsará el rol de compañías estatales si gana las elecciones presidenciales de octubre, dijo este martes el jefe de su organización política.

Dentro del Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, el presidente del Partido de los Trabajadores (PT), José Eduardo Dutra, también descartó la posibilidad de hacer grandes recortes presupuestarios o intervenciones directas para fijar un tipo de cambio específico si Rousseff se convierte en la primera mujer presidente de Brasil.

"Recortes de gastos (...) eso no sucederá", dijo Dutra, un ex presidente ejecutivo de la petrolera estatal Petrobras que tomó el mando de la presidencia del Partido de los Trabajadores (PT) en febrero.

El principal rival de Rousseff, el ex gobernador del estado de Sao Paulo José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), ha prometido austeridad fiscal y una mayor eficiencia gubernamental para aumentar la inversión pública.

Serra lidera los sondeos de intención de voto, con una ventaja de hasta 10 puntos porcentuales sobre Rousseff, quien el mes pasado renunció a su antiguo cargo de jefa de Gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Michel Temer, presidente del centrista Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), será anunciado pronto como el candidato a la vicepresidencia en la fórmula de Rousseff, aseguró Dutra.

Temer y Rousseff está previsto que discutan sobre la posible alianza en una cena privada este martes en la noche.

"No tengo dudas", declaró Dutra tras ser consultado respecto a si Temer se convertiría en compañero de fórmula de Rousseff.

Dutra también desestimó amplias expectativas de que Lula, el presidente más popular de la historia reciente de Brasil, quiera volver a tomar el mando del país en 2014.

"Si Dilma es elegida, sería la candidata natural a la reelección (en 2014)", sostuvo.