Los policías brasileños en huelga por mejora salarial desocuparon este jueves la sede de la Asamblea Legislativa del estado de Bahía, pero se desconoce si esa decisión también pone fin a la protesta iniciada hace diez días.

La estatal agencia Brasil informó que dos de los principales líderes del movimiento, Marco Prisco y Antonio Paulo Angelini, quedaron detenidos, con lo que suman cuatro los huelguistas en esa condición de un total de doce órdenes de captura decretadas contra los cabecillas de la medida.

El teniente coronel Marcio Cunha, responsable de comunicación de la operación militar que cercó el local, confirmó a la prensa la salida de los 245 policías, quienes pasaron por una inspección antes de ser liberados, añadió Prensa Latina.

El jefe militar aclaró también que en el interior del edificio no había niños, a pesar de que los policías habían dicho que de la ocupación participaban también sus familiares, incluidos hijos.

La huelga policial originó en el estado brasileño una ola delictiva que incluyó al menos 115 homicidios e hizo peligrar la celebración del Carnaval, que se iniciará en una semana y moviliza anualmente a miles de turistas.