Brasilia. Fiscales brasileños dijeron este martes que presentarán cargos contra un coronel retirado por la desaparición de cinco guerrilleros durante la dictadura militar de 1964-1985, el primer caso de ese tipo contra un oficial militar de esa época.

El grupo defensor de los derechos humanos Human Rights Watch dijo que la decisión era "un paso histórico para la rendición de cuentas en Brasil".

Los cargos serán presentados contra el coronel Sebastián Curio Rodrigues de Moura, quien comandó a los efectivos que llevaron a cabo el secuestro y la tortura de cinco miembros del movimiento guerrillero Araguaia en el Amazonas, dijeron los fiscales federales en un comunicado.

El coronel, que entonces era un mayor y al que se conoce simplemente como Curio, fue una figura tristemente celebre y despiadada de la dictadura que comenzó después de un golpe militar.

El se hizo cargo de la gestión de la región en la Amazonía, donde sus tropas estaban estacionadas y ganó una fortuna que supervisando la minería artesanal.

Los fiscales dijeron que las tropas de Curio secuestraron a los combatientes de Araguaia en 1974 y los torturaron en bases militares bajo su mando. Los cinco nunca fueron vistos de nuevo.

"La conducta violenta de secuestro, agresión y ejecución de opositores al régimen del Gobierno militar, aunque llevados a cabo bajo el pretexto de que constituían medidas para restablecer la paz nacional, consistían en actos criminales, que violaban los derechos humanos y el orden legal", dijeron los fiscales.

Los cargos siguen una investigación de los presuntos delitos que se inició en el 2009.

Curio, de 77 años, más recientemente ejerció como congresista federal. Podría ser condenado a entre dos y 40 años de prisión si es declarado culpable.

La dictadura militar de Brasil cometió menos asesinatos que las de Argentina y Chile, pero los líderes del país han sido criticado por las tímidas medidas que han adoptado para arrojar luz sobre los crímenes de esa época y para llevar a los perpetradores ante la justicia.

"La decisión de los fiscales federales de presentar cargos contra un oficial militar retirado por los abusos graves cometidos en la década de 1970 es un paso histórico para la rendición de cuentas en Brasil", dijo Human Rights Watch en un comunicado.