Sao Paulo. Brasil planea comenzar a retirar tropas de la misión de paz de Naciones Unidas que lidera en Haití a medida que el país caribeño empieza a recuperarse lentamente de la crisis política y el masivo terremoto del año pasado.

Una reducción en el número de efectivos sería coordinada con el organismo y es natural luego de un incremento de las fuerzas enviadas a ayudar en los esfuerzos de reconstrucción tras el sismo de enero del 2010, dijo el ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim.

"La situación de la seguridad mejoró mucho y ya hubo dos elecciones democráticas desde que estamos allí. Queremos hacerla (la reducción de los efectivos) en coordinación con Naciones Unidas y sin ninguna acción unilateral", declaró Amorim el lunes en Buenos Aires.

Una fuente del gobierno dijo a Reuters el martes que el ministerio de Defensa comenzó a analizar cómo podría llevarse a cabo la salida de la misión de siete años. No habló oficialmente debido a que los estudios están en una etapa preliminar.

El liderazgo de Brasil en la misión de la ONU de 12.200 miembros, conocida como Minustah, ha puesto a prueba su ambición de ocupar un rol más importante en la seguridad regional, mientras busca impulsar su meta de acceder a una banca permanente en el Consejo de Seguridad.

El mecanismo para la reducción de la misión será discutido por Amorim y el ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, y firmado por la presidenta Dilma Rousseff, dijo la fuente. Brasil tiene 2.166 efectivos en Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental.

El portavoz de la fuerza de paz de la ONU, Kieran Dwyer, dijo a Reuters que una evaluación de la situación haitiana solicitada por el Consejo de Seguridad recomendó un retiro parcial de efectivos de Minustah en la primera mitad del año próximo.

Agregó que no está claro si las tropas serán reducidas por debajo de los niveles previos al terremoto.

Diarios brasileños citaron al general al mando de Minustah, Luiz Eduardo Ramos Pereira, diciendo que el retiro de tropas brasileñas respetará un plan de Naciones Unidas para reducir el tamaño general de la misión.

Según el diario Estado de S. Paulo, Ramos Pereira afirmó que bajo el plan considerado por la ONU, 1.600 efectivos volverían a sus hogares probablemente en noviembre, incluyendo un contingente de hasta 280 brasileños.

El general agregó que una fuerza considerable de brasileños debería permanecer en Haití por "un tiempo" debido a que son responsables de la capital Puerto Príncipe, donde la seguridad sigue siendo un problema.

Amorim visitará Uruguay el jueves para discutir el estado de la misión junto a otros miembros de Minustah, dijo este martes un portavoz del Ministerio de Defensa.