Brasilia. La tasa de mortalidad infantil en Brasil cayó 73% en los últimos 25 años, según las cifras publicadas este miércoles por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con el informe Niveles y Tendencias de la Mortalidad Infantil 2015, la tasa de muertes entre los niños brasileños menores de cinco años pasó de 61 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 1990 a 16 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2015.

A pesar de los avances, la OMS señaló que las desigualdades persisten en el país, por lo que recomendó mayor atención a las necesidades de las zonas más vulnerables.

El estudio indica que los niños indígenas que viven en Brasil tienen el doble de probabilidades de morir antes de cumplir el primer año de vida que los demás.

Según el informe, este tipo de ejemplo demuestra que incluso en países con niveles relativamente bajos de mortalidad infantil, se necesitan mayores esfuerzos para reducir las disparidades entre los diferentes grupos sociales.

El estudio destaca que el mayor reto sigue siendo el período de nacimiento, puesto que alrededor del 45% de las muertes infantiles ocurren en el período neonatal, que comprende los primeros 28 días de vida.

La prematuridad, la neumonía, complicaciones durante el parto, la diarrea, la sepsis y la malaria son las principales causas de muerte de niños menores de cinco años, y más del 50% están asociados con la desnutrición.

La OMS apuntó que en el mundo el número de muertes de niños menores de cinco años cayó más de la mitad en los últimos 25 años, pasando de 12,7 millones de muertos en 1990 a 5,9 millones en 2015.