Nueva York. La candidata presidencial oficialista de Brasil, Dilma Rousseff, prometió el viernes mantener la autonomía operacional del Banco Central y reducir cuidadosamente la meta de inflación del país en los próximos años si es elegida.

En su primer viaje al extranjero como candidata para las elecciones del 3 de octubre, Rousseff trató de calmar a los inversores preocupados por un posible sobrecalentamiento de la economía brasileña.

"Mi mensaje a los inversores internacionales es: Brasil seguirá creciendo con inclusión social y macroestabilidad, buscando controlar precios a través de metas de inflación y manteniendo disciplina fiscal mediante el recorte de deuda", sostuvo.

La inflación de Brasil se encuentra actualmente por sobre el centro de meta del Gobierno de un 4,5 por ciento anual, en la medida en que la economía se acelera debido a un estímulo fiscal y monetario sin precedentes.

Rousseff afirmó que Brasil está en condiciones de reducir "gradualmente" la meta de inflación en los próximos cuatro años.

"Pero tenemos que hacer esto muy cuidadosamente porque vivimos en un momento de mucha volatilidad e incertidumbre", dijo la ex jefa de Gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en un evento organizado por la bolsa BM&FBovespa.

Al dirigirse a una audiencia de inversores internacionales, Rousseff fue aplaudida cuando elogió la decisión del Banco Central de aumentar la tasa de interés referencial, Selic, el mes pasado, pese a las próximas elecciones.

En abril, el Banco Central subió la tasa Selic en 75 puntos base, a un 9,5 por ciento, señalando que vendrá un mayor endurecimiento monetario. Muchos economistas afirman que el Banco Central debería haber comenzado con el ciclo de alza de la tasa Selic en su reunión de marzo.

Rousseff señaló también que es "fundamental" para el próximo Gobierno mantener la autonomía operacional del Banco Central, así como el estatus actual de su presidente, que es un ministro en el Gobierno de Lula.

"Esta autonomía operacional del Banco Central nos ayudó a mantener una trayectoria estable", declaró.

Sin embargo, agregó que un proyecto de ley que le otorgue autoridad formal al Banco Central enfrentaría la oposición de todos los partidos políticos en el Congreso.