Sao Paulo. Carlos Ayres Britto, vicepresidente de la Corte Suprema de Brasil, suspendió este jueves por la tarde una decisión que prohibía que los programas de radio y televisión hicieran bromas sobre los candidatos para las elecciones generales del 3 de octubre.

La prohibición va en contra de los principios constitucionales de libre expresión y crea restricción de programación, afirmó Britto.

Su decisión, que tuvo lugar en respuesta a una queja por parte de una asociación de emisoras de radio y televisión, será deliberada por una sesión plena de la Corte Suprema, probablemente la próxima semana.

El Tribunal Electoral Supremo, que es la máxima corte electoral de Brasil, agregó en 2009 una enmienda a la ley electoral del país que impide "cualquier uso de audio o video que degrade o ridiculice de cualquier manera a candidatos (o) partidos políticos".

La enmienda, que entró en efecto en julio, contempla multas de hasta 100.000 reales (US$57.000) por violaciones y hasta el doble para quienes cometan la transgresión por segunda vez.

Comediantes ha protestado enérgicamente contra la ley antes de las elecciones para presidente y para cientos de gobernaciones y bancas en el Congreso.