Sao Paulo. El candidato de oposición a la presidencia de Brasil, José Serra, criticó este domingo a su rival Dilma Rousseff por haber sugerido el día anterior que tras las elecciones la rivalidad se termina y que podría "extender la mano" a quien quisiera participar de su gobierno.

Rousseff es la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) del actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva.

"Creo que esa declaración tiene una cierta falta de respeto hacia las personas (...) a más de un mes de la elección", dijo a periodistas Serra, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

"Me pareció una actitud poco respetuosa con los electores", agregó.

La candidata oficialista hizo la declaración este sábado, cuando fue divulgada una encuesta en la que aparece en primer lugar con una importante ventaja sobre Serra.

Según el sondeo de Ibope, Rousseff cuenta con 51% de las preferencias del electorado, contra 27% de Serra, una ventaja de 24 puntos porcentuales que le daría el triunfo en primera vuelta.

El candidato estuvo este domingo en la Asociación de los Nortinos del Estado de Sao Paulo (Anesp), acompañado de su esposa Monica Serra.

Serra hizo un discurso lleno de promesas para la región noreste del país, donde el PT tiene una gran fuerza, como llevar agua a las regiones más áridas. Llamó a los asistentes a pedir los votos de sus familias que continúan en la región.

"Quería pedir a ustedes que me conocen más de cerca que escriban a sus familias en el Noreste", señaló Serra al final del evento.