Brasilia. Las presidentas de Brasil, Dilma Rousseff, y de Corea del Sur, Park Geun-hye, mantuvieron este viernes una reunión de trabajo en el Palacio de Planalto, en Brasilia, tras la cual fueron firmados diez acuerdos de cooperación bilateral.

Los acuerdos amplían la cooperación en las áreas de ciencia y tecnología, promoción de comercio, pequeñas y medianas empresas, salud, trabajo y empleo, prevención de la evasión fiscal, economía creativa y sociedad del conocimiento, y energía nuclear.

En declaración conjunta a la prensa tras la reunión, Rousseff afirmó que los acuerdos firmados refuerzan la voluntad de los dos países de profundizar la cooperación en diversos sectores.

Según la líder brasileña, hay espacio para la diversificación del comercio bilateral por medio de mayor valor agregado en las exportaciones brasileñas al país asiático, e incorporación de nuevos productos.

Destacó que el comercio bilateral viene creciendo en forma sustentada a pesar de la crisis, con aumento de 65% desde 2009.

"En 2014, Corea fue el séptimo socio comercial en el mundo y el tercero en Asia, con un intercambio total que alcanzó US$12.000 millones. Somos, en América Latina, el mayor socio comercial de Corea y el principal destino de sus inversiones", señaló.

Recordó que Corea del Sur fue el primer país asiático vinculado con el programa Ciencia Sin Fronteras, con resultados satisfactorios en la formación de estudiantes en las áreas de ciencia y alta tecnología.

Destacó la importancia de las inversiones coreanas en Brasil en los sectores de semiconductores, automotriz y siderúrgico, en especial la participación de las coreanas Dongkuk y Posco en la Siderúrgica de Pecém, en el estado de Ceará, iniciativa que debe generar 19.000 empleos.

"Concordamos también en el carácter estratégico de nuestra alianza en el sector energético para la ampliación de uso de energías renovables, teniendo en vista el compromiso con reducción de gases de efecto estufa frente a la próxima Conferencia del Clima en Paris, y entre empresas brasileñas y coreanas en el campo de energía nuclear", subrayó.

Puntualizó que los dos países comparten la visión de la importancia del multilateralismo en la gobernanza global, del Consejo de Derechos Humanos y del Consejo de Seguridad de la ONU.

Expresó sus votos para el avance de las conversaciones entre las dos Coreas y se manifestó contra la remilitarización nuclear en la península coreana

Por su parte, la presidenta Park Geun-hye señaló que la relación bilateral tiene un potencial "tan vasto como el territorio brasileño"

"Discutimos medidas para dinamizar la cooperación en diferentes áreas, soluciones creativas para fomentar el comercio y las inversiones, que están un tanto estancadas", señaló.

Destacó la relevancia del acuerdo para impulsar los negocios de pequeñas y medianas empresas, y el protocolo para eliminar doble tributación entre los dos países.

Según Park Geun-hye, Brasil es líder en sectores como agricultura, construcción civil y energías renovables, mientras que Corea del Sur lo es en tecnología de la información y manufacturas, lo que convierte a los dos países en socios ideales.

Con su visita a Brasil, Park Geun-hye concluye una gira de doce días por Suramérica, que la llevó también a Colombia, Chile y Perú.

Tras un almuerzo en el Palacio de Itamaraty, la líder surcoreana parte para Sao Paulo, donde participará de un encuentro empresarial organizado por la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo y la Cámara de Comercio Surcoreana.

El sábado, la mandataria mantendrá una reunión con representantes de la comunidad coreana en Brasil, que alcanza a unas 50.000 personas, en su mayoría concentradas en Sao Paulo.