Moscú. El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, llamó este viernes a estrechar los lazos comerciales y de inversión con Rusia, diciendo que los dos gigantes del grupo BRIC deberían usar sus propias monedas en el intercambio bilateral, alejándose del dólar.

"Entre 2002 y 2008, el comercio entre Rusia y Brasil creció cinco veces", afirmó Lula en un discurso en un foro empresarial durante una visita a Rusia.

"Pero eso no es suficiente. Necesitamos hacer un salto cuantitativo y definir nuevas áreas de sociedad en rubros como la energía, la infraestructura y la exploración espacial", declaró.

Lula dijo que un primer paso sería que Rusia y Brasil comerciaran usando sus propias monedas, en vez de dólares o euros.

"No podemos (...) hacer negocios en otra moneda que no controlamos y no emitimos. Este es un desafío para Brasil y Rusia, un desafío para Brasil y para los BRIC y para la nueva lógica comercial del siglo XXI", sostuvo el mandatario.

Lula se reunió luego con su par ruso Dmitry Medvedev en el Kremlin, en lo que fue su segundo encuentro en menos de un mes, después de que el mandatario ruso participó de una cumbre de países BRIC -Brasil, Rusia, India y China- en abril en Brasilia.

Lula realiza además su cuarta visita a Moscú como presidente de Brasil, una muestra de la importancia que ambos países dan a estrechar las relaciones bilaterales entre dos potencias emergentes que buscan aumentar su influencia en el escenario global.

Ambos presidentes firmarán un acuerdo de sociedad estratégico, el cual delineará la forma futura de las relaciones, dijo el Kremlin.

El pacto llama a una mayor cooperación en temas energéticos -donde Rusia ofrece a Brasil tecnología de energía nuclear- y en áreas como la exploración espacial y la fabricación de aviones, dijeron funcionarios de los dos países.

El gigante gasífero ruso Gazprom planea abrir una oficina en Río de Janeiro este año como parte de esos esfuerzos, precisó el Gobierno ruso.

El comercio entre los dos países creció a US$6.800 millones en 2008, pero retrocedió a 4.600 millones en 2009 por la crisis financiera global. Lula se mostró confiado en que el intercambio bilateral pueda superar los 10.000 millones este año.