Sao Paulo. El candidato opositor a la presidencia de Brasil, José Serra, afirmó este lunes que Venezuela ampara a guerrilleros colombianos, en momentos en que ese país es una prioridad en la política exterior brasileña.

Serra, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), vuelve a tratar el tema pocos días después de acusar al oficialista Partido de los Trabajadores (PT) de tener vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Bogotá denunció recientemente que 1.500 miembros de la guerrilla se refugian en territorios venezolano bajo el amparo de las autoridades locales.

En respuesta, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, rompió relaciones con el país vecino, provocando una nueva crisis diplomática regional.

"Es innegable, es indiscutible que Brasil siempre tuvo mayor simpatía por (Hugo) Chávez ", dijo Serra durante un evento ante cientos de empresarios.

"Es innegable que Chávez ampara a las FARC", agregó.

Serra también declaró que "todo el mundo sabe, hasta los árboles de la selva amazónica, ellos son los principales testigos de que las FARC se amparan en Venezuela".

El ex gobernador del estado de Sao Paulo defendió una política de "pacificación" para el conflicto, sin tomar partido, y comentó que Chávez estaría usando el "espectáculo" generado por la crisis diplomática porque Venezuela enfrenta una situación económica "complicadísima".

El tema de las FARC surgió en la campaña electoral cuando el compañero de fórmula de Serra, el diputado Indio da Costa, vinculó recientemente al PT con el grupo rebelde y el narcotráfico, a través del sitio web del PSDB.

Serra dijo que si el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva hubiera invertido más tiempo en la diplomacia en Sudamérica, podría haber evitado situaciones como la que se vive entre Venezuela y Colombia, "que están sucediendo ahora".

Además, criticó la aproximación del gobierno de Lula a la disputa nuclear con Irán, y dijo que el PT debería haber aprovechado su amistad con Cuba para ayudar en la liberación de los presos políticos en la isla, papel que finalmente desempeñó España.