Brasilia. Casi la mitad de la población brasileña (49%) considera que mejorar los servicios de salud debe ser la prioridad del gobierno de Dilma Rousseff este año, de acuerdo con una encuesta divulgada este miércoles por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

El informe "Retratos de la Sociedad Braisleña - Problemas y Prioridades para 2014", confeccionado con la asistencia del instituto Ibope, apunta que 31% de los brasileños considera que el combate a la violencia y la criminalidad deben ser priorizados, mientras que 28% se inclinan por la educación.

La CNI explicó que la suma supera el 100%, porque en la encuesta era permitido elegir hasta tres opciones.

Además de esas prioridades, los entrevistados apuntaron preocupación con el consumo de drogas (23%), el reajuste del salario mínimo (23%) y el combate a la corrupción (20%).

El estudio muestra que los problemas y prioridades varían de acuerdo con la región y la renta familiar de los entrevistados, señaló el gerente de Pesquisa y Competitividad de la CNI, Renato da Fonseca.

"Los resultados de la encuesta muestran cuáles son las insatisfacciones del brasileño. Esos problemas no son nuevos, y deben ser priorizados no sólo por este gobierno, como también por los próximos. No son cuestiones de solución fácil que puedan ser resueltas en el corto plazo", afirmó.

Los entrevistados con renta familiar más elevada y mayor escolaridad citaron la mejoría de la calidad en la educación, el combate a la corrupción, la reducción de impuestos y el control de la inflación como los principales problemas a ser atacados.

Entre las familias de renta menor y menor escolaridad el aumento del salario mínimo y políticas de promoción del empleo son considerados los temas más importantes.