La Cabalgata Nacional que recuerda la entrada de los ejércitos comandados por Francisco Villa y Emiliano Zapata, hace 100 años, unió hoy su voz en la ciudad de México a la exigencia de la aparición con vida de los estudiantes de Ayotzinapa.

Alrededor de 200 caballos con sus jinetes - se anunció la participación de al menos 2.000 - marcharon del Auditorio Nacional al Monumento a la Revolución.

La Cabalgata, que conmemora la entrada de los ejércitos del Sur y del Norte a la capital del país, se solidarizó con los padres de los 43 normalistas no localizados desde el 26 de septiembre, en el municipio de Iguala, estado de Guerrero.

Diversas organizaciones campesinas organizaron la marcha. Los hombres vestidos de revolucionarios y mujeres de adelitas, portando banderas y acompañados de bandas de música y bailarines chinelos.

Durante unas tres horas ocuparon la avenida más importante de la Ciudad de México, el Paseo de la Reforma.

En el Monumento, se unieron diversas organizaciones civiles entre ellas el Frente Popular Francisco Villa.

Más de medio millar de uniformados vigiló la marcha la que transcurrió sin incidentes.

En horas de la tarde se espera una marcha más, en la que participarán familiares de los 43 estudiantes. Ellos partirán del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución.

Un numeroso grupo de policías antidistrubios se colocó en las inmediaciones de la Plaza de la Constitución para no permitir el paso de los manifestantes.