El escándalo que desató la excursión para cazar elefantes en Botswana del rey Juan Carlos de España amenaza con desencadenar una crisis institucional, mientras la información oficial indicó este lunes que el monarca se recupera "satisfactoriamente" de la operación de cadera a la que se sometió por el accidente sufrido en el país africano.

La actividad privada del rey, que viajó para cazar una especie protegida a un costo estimado de 46.000 euros, generó estupor entre los españoles en plena crisis económica y en un momento en que la Corona española estaba siendo ya blanco de fuertes críticas por el caso de corrupción que salpica al yerno del monarca, el duque de Palma Iñaki Urdangarín.

Los españoles tuvieron conocimiento del viaje del rey al país africano una vez que el monarca tuvo el accidente, hecho que provocó una ola de reacciones políticas, no sólo en los sectores antimonárquicos, republicanos y de izquierda, sino también en los monárquicos.

En las redes sociales, el rey es TT -Trending Topic (tema más comentado)- en Twitter, con opiniones que van desde duras críticas de defensores de los animales y de antimonárquicos hasta bromas más livianas que apuntan también al nieto del monarca, quien recientemente se disparó en un pie con un arma de caza.

Entre las iniciativas que circulan en la red figura un pedido, que suma más de 40.000 firmas, a WWF España (la sección española de World Wildlife Found) para que el rey deje de ser presidente de honor de esta organización de conservación de la naturaleza.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, visitó el domingo al rey en un intento por transmitir una imagen de normalidad institucional, pero aún así no logró frenar el terremoto de críticas.

El líder socialista madrileño, Tomás Gómez, reafirmó su opinión favorable a que el rey "abdique", opción que también defienden los independentistas catalanes de Esquerra Republicana (ERC), al tiempo que desde amplios sectores, salvo el gobernante Partido Popular (PP), se demandó al rey que pida "perdón".

"El jefe del Estado tiene que elegir entre las obligaciones y las servidumbres de las responsabilidades públicas y una abdicación que le permita disfrutar de una vida diferente", sostuvo Gómez.

El lehendakari (jefe de gobierno vasco), el socialista Patxi López, aseguró que “no estaría mal que el rey pidiera disculpas”, en declaraciones a la emisora Cadena Ser.

El líder del Partido Socialista (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, no desautorizó a Gómez y aunque no quiso comentar “la vida privada del rey”, sostuvo este lunes que “comprende la posición crítica de muchos españoles” y que “le transmitirá su opinión personal al monarca en privado”.

Entre los comentarios más duros figura el de la ex socialista y líder de UPyD (Unión, Progreso y Democracia), Rosa Díez, quien exigió al rey que pida disculpas a los españoles porque “no es ético ni responsable” que haya ido de cacería “mientras el país se desangra como consecuencia de la crisis”.

Díez escribió en su página web que es "trágico" que en esta España "dolorida", el jefe del Estado parezca "no ser consciente" de la gravedad de la situación y de lo "inoportuno" e "inadecuado" que resulta que parezca creer que tiene derecho a comportarse "como si fuera un ciudadano corriente".

También el senador del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Iñaki Anasagasti, pidió que el rey abdique y, asimismo, instó al PSOE y el PP que acaben con la “opacidad” de la corona que “genera corrupción y controlen la institución monárquica, a la que “hasta ahora han encubierto”, dijo.

En tanto, el ex presidente del Congreso y uno de los “padres” de la Constitución española, el socialista Gregorio Peces Barba, afirmó hoy que el viaje del rey a Botswana es "un patinazo" y un hecho "grave", "lamentable" y "desgraciado", aunque evitó hablar de “crisis” en la Corona.

En ese sentido, el político socialista, quien siempre defendió públicamente al rey, reconoció que se produjo un "grave daño y un gran deterioro a las instituciones" y, si bien señaló que no hay una “crisis”, recomendó al rey que “se lamente ante el pueblo español por el error cometido”.

Ante el silencio de Rajoy, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, censuró a los políticos que están "alimentando polémicas" sobre el rey para "crear dudas" sobre la monarquía.

El monarca, por su parte, evoluciona de forma "muy positiva" y ya tiene "una movilidad prácticamente completa", según el último parte médico difundido por el Hospital USP San José de Madrid, donde fue intervenido el sábado.

El jefe de Estado, al que le fue implantada una prótesis de sustitución en la cadera derecha, podría recibir el alta mañana, asegura la prensa española.