La popularidad del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, cayó en un 10% debido al fracaso hasta ahora de una lucha contra la violencia delictiva que aflige al país, según una encuesta publicada este martes.

Lobo, un hacendado rural y político derechista, asumió el poder en enero prometiendo unir al divido país tras el golpe de estado militar contra Manuel Zelaya a mediados del 2009, combatir la inseguridad imperante, agravada por la presencia de violentos carteles mexicanos de la droga, y generar empleos.

En una evaluación de la gestión presidencial, el mandatario obtuvo un 38% de opiniones entre bien y muy bien, un 16% entre mal y mal, un 40% ni bien ni mal y un 6% no supo o no respondió, según una encuesta de la empresa CID-Gallup publicada por el diario La Prensa.

El mandatario, que asumió el poder el 29 de enero, recibó en febrero en una encuesta practicada por la CID-Gallup una evaluación entre bien y muy bien de 48%, mal y muy mal de 5%, 29% ni bien ni mal y 18% de los encuestados no supo o no respondió. La encuesta fue publicada entonces por el mismo diario.

Desde que asumió, Lobo ha logrado la reanudación de la asistencia internacional, suspendida tras el golpe, y el reconocimiento de la mayoría de naciones, a excepción de Brasil, Argentina, Chile y los países miembros de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), liderada por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

La encuesta practicada a unas 1.260 personas en 16 de los 18 departamentos del país, tiene un margen de error de +/- 2.8%.