La Policía colombiana desarticuló una red de prostitución que controlaba hasta 200 menores, entre universitarias y colegialas, en la ciudad de Barranquilla tal como informaron medios locales.

En la operación, la segunda en los últimos días, fueron detenidas ocho personas, entre hombres y mujeres, que fueron puestas a disposición judicial acusados del delito de proxenetismo con menor de edad.

Las primeras investigaciones apuntan a que esta red, que operaba en Barranquilla y su área metropolitana, fue descubierta tras la interceptación de cuatro líneas telefónicas que permitieron dar con el paradero de los presuntos delincuentes.

Gracias a estas comunicaciones, descubrieron que el grupo "manejaba no menos de 200 chicas, entre colegialas y universitarias", la mayoría entre 13 y 17 años de edad, según detalló un agente, según el diario local El Heraldo.

En las conversaciones, los detenidos llegaban a detallar los servicios ofrecidos, tales como adolescentes vírgenes, homosexuales, tríos y para matrimonios que requerían de acompañantes.

Esta operación policial se produce después de que el pasado martes la Fiscalía anunciara haber desarticulado otras tres redes de prostitución de menores en las ciudades de Armenia (centro), Cartagena (norte) y Medellín (noroeste).

En aquella ocasión, se obtuvo además la cooperación de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU.

Los agentes rescataron en esas tres ciudades 43 mujeres, 23 de ellas menores de edad, que eran prostituidas por estas redes, según un comunicado de esa entidad, si bien la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. informó a través de otro comunicado que el número de menores rescatados es de 55, alguno de ellos de once años.

Como consecuencia de esta operación doce colombianos y un ciudadano estadounidense fueron detenidos, según la Fiscalía.