El presidente de México, Felipe Calderón, descartó este miércoles que la desaparición del político oficialista Diego Fernández de Cevallos, ocurrida días atrás, tenga alguna vinculación con cárteles del narcotráfico, cuya violencia constituye un importante problema en el país.

"No hay evidencia de que esta situación esté vinculada con el crimen organizado, no hay evidencia de que se trate de un secuestro porque de acuerdo con la investigación, no tenemos evidencia", dijo Calderón en una entrevista con la cadena CNN, donde habló en inglés y su voz fue traducida al español.

Fernández de Cevallos, un abogado de 69 años que fue candidato presidencial del gobernante Partido Acción Nacional (PAN) en 1994, desapareció la noche del viernes a las puertas de su rancho en el central estado de Querétaro, a donde habría llegado solo manejando su camioneta.

El mandatario, que inició este miércoles una visita de Estado a Washington en la que tiene programadas reuniones con el presidente Barack Obama y otras autoridades, agregó que "hasta ahora es un misterio" la desaparición del político, que también fue diputado y líder del Senado.

Autoridades han dicho que no pueden calificar la desaparición de Fernández de Cevallos como un secuestro debido a que nadie se ha comunicado con la familia para pedir un rescate o dar datos sobre su ubicación.

El político, a quien se le conoce como "El Jefe Diego", irónico y hábil en el debate político, es un controvertido y prominente miembro del PAN cuyo equipo de abogados ha encabezado casos en contra del Estado mexicano y es cercano al actual fiscal federal Arturo Chávez.

La desaparición del político panista ocurre en medio de una creciente violencia de los cárteles de la droga, cuyos enfrentamientos entre sí y con fuerzas de seguridad ha dejado casi 23,000 muertos desde que asumió Calderón, en diciembre del 2006.