México D.F. “Los mexicanos no nos vamos a dejar dominar por una bola de maleantes que son una ridícula minoría montada sobre el miedo”, afirmó el presidente de México, Felipe Calderón, quien puntualizó que quien sea su sucesor en la presidencia deberá seguir con la lucha contra el narcotráfico.

Al clausurar el 24 Encuentro Nacional de Vivienda, el mandatario expresó su voluntad de demostrar que en el país sólo hay un Estado.

Calderón señaló que los grupos criminales “se asumen como dueños” porque “se les abrió la puerta y ya están hasta la cocina”. Incluso reconoció que muchas organizaciones delictuales se sienten como una autoridad distinta, cobrando impuestos, imponiendo leyes y teniendo una pública, lo que son “las definiciones del Estado”, informó Milenio.

Pero, el mandatario puntualizó que la autoridad debe hacer entender al crimen organizado que “no son dueños de la plaza”, aseguró.

Debatiendo a quienes proponen cambiar la estrategia para luchar contra el narcotráfico, puntualizó: “¿Qué proponen? ¿Que nos echemos para atrás, que los dejemos hacer lo que les dé la gana? Es totalmente absurdo, es ingenuo. ¿Por qué razón? Porque el problema es haberles dejado hacer lo que les da la gana. El problema es haberlos dejado entrar”.

Consultado sobre qué herencia dejará su gobierno en materia de seguridad, tomando en cuenta que no hay seguridad sobre qué color político tendrá su sucesor, Felipe Calderón puntualizó que “en cuanto al color puede ser el que sea, aunque quizás tenga alguna idea, pero aquí lo importante, más que el color de partido, es que dé color en el tema de seguridad y de la ley, y eso es lo que debe determinar, creo, el rumbo del país.”

Agregó que lo importante es que los criminales “no anden impunes por las carreteras con sus camionetas y sus ametralladoras, que se les atraviese la fuerza pública, y fuerza pública es la Policía Federal, la policía local, la policía estatal, el Ejército y la Marina; que se les atraviese y los hostigue hasta que entiendan que los mexicanos no nos vamos a dejar dominar por una bola de maleantes que son una ridícula minoría montada sobre el miedo, la corrupción o la cobardía de muchos, durante mucho tiempo. Aquí se toparon”, enfatizó.