México DF. El presidente de México, Felipe Calderón, dijo que la campaña su Gobierno contra el narcotráfico no es una cruzada personal, y pidió la ayuda de los mexicanos para frenar la creciente violencia generada por las bandas del crimen organizado.

Al asumir el cargo a finales de 2006, Calderón lanzó una campaña con soldados y policías militares para enfrentar a los poderosos cárteles de la droga, sin embargo la violencia siguió en aumento costando la vida desde entonces a 23.000 personas.

"No es ni debe ser la lucha sólo del presidente, sino de todos los mexicanos", dijo Calderón la noche de este martes en una cadena nacional, que interrumpió por varios minutos programas de radio y televisión.

"Es una lucha de todos los mexicanos porque los criminales no hacen distingo y lastiman a la sociedad", señaló el mandatario en su mensaje, que se da luego de que en los últimos días murieran decenas de personas en diversos puntos del país en tiroteos, emboscadas y ajustes de cuentas de los cárteles.

A pesar de que el gobierno de Calderón ha logrado asestar golpes certeros contra el narcotráfico, como la captura de varios capos y el embargo de grandes cargamentos de droga, también ha sido blanco de críticas por abusos a derechos humanos cometidos por los soldados y las muertes de civiles en el fuego cruzado.

Los distintos cárteles que operan en el país se encuentran enfrascados en una cruenta lucha entre sí por el control de las rutas del trasiego de drogas hacia Estados Unidos, y contra las fuerzas de seguridad que intentan contenerlos.

"Es una lucha que unidos los mexicanos, por supuesto que vamos a ganar", aseguró el mandatario.