Jerusalén. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo este martes que el momento oportuno para la consecución de una esperada iniciativa de paz estadounidense para Oriente Medio depende del regreso de los palestinos a las negociaciones.

Los asesores del presidente Donald Trump han estado trabajando en el borrador de un plan por algún tiempo. Pero los palestinos descartaron a Washington como un mediador para la paz tras el reconocimiento por parte del mandatario estadounidense el 6 de diciembre de Jerusalén como capital de Israel.

"La Casa Blanca ha estado trabajando con nuestros socios en la región para ver si podemos desarrollar un marco para la paz", dijo Pence a Reuters en una entrevista en Jerusalén en el último tramo de su viaje de tres días a Oriente Medio.

"Todo depende ahora de cuándo volverán los palestinos a la mesa (de negociaciones)", agregó.

La decisión de Trump sobre Jerusalén indignó a los palestinos, provocó protestas en Oriente Medio y preocupaciones entre países occidentales de que pueda desestabilizar aún más a la región.

Pence afirmó que él y Trump creen que la decisión, en virtud de la cual Estados Unidos planea trasladar su embajada en Israel desde Tel Aviv a Jerusalén, mejoraría las perspectivas para la paz.

Pence discutió sobre el tema de Jerusalén en conversaciones con el presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, el sábado y con el rey Abdullah de Jordania el domingo. Agregó que ambos líderes acordaron comunicar a los palestinos que Estados Unidos está dispuesto a reanudar las negociaciones para la paz.

"Queremos que (los palestinos) sepan que la puerta está abierta. Entendemos que no están contentos con esa decisión, pero el presidente quería que comunicara nuestra disposición y el deseo de ser parte del avance del proceso de paz", comentó Pence.

Además dijo que el Departamento de Estado de Estados Unidos comunicará en las próximas semanas los detalles de un plan para trasladar su embajada a Jerusalén hacia fines de 2019.

Medios israelíes han especulado que un traslado de la embajada en 2019 podría ayudar al primer ministro Benjamin Netanyahu a ganar una reelección en comicios programados para noviembre de ese año.

Al ser consultado si esperaba que Netanyahu fuera reelecto, Pence respondió: "Soy un fuerte partidario de Benjamin Netanyahu, pero no voto".