La Paz. El director general de Estudios y Proyectos del Ministerio de Comunicación, Idón Chivi, calificó este miércoles de inédito el proceso de consulta a los pueblos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) porque lidiará con la historia económica de Bolivia, al decidir sobre la construcción o no de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que pretende vincular a la amazonia con el resto del país sudamericano.

Chivi sostuvo que el proceso de consulta en Bolivia, que se iniciará el próximo domingo, es trascendental y ejemplar para la región porque involucra la visión económica de un país.

"Ninguno de los procesos de consulta en la región ha tenido que lidiar con la historia económica de su país. En el caso boliviano estamos debatiendo la historia económica de nuestro país, la vieja historia económica del Estado colonial", manifestó.

Explicó que el Estado colonial concentró el poder económico en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, el último que absorbe los excedentes de los departamentos amazónicos, Pando y Beni.

"Con la consulta iniciaremos una historia económica donde Pando y Beni, Cochabamba, Santa Cruz y La Paz hacen un nuevo eje de desarrollo, en el que Santa Cruz ya no absorba la  riqueza de Pando y Beni, esa es la nueva historia económica", fundamentó.

En esa dirección, Chivi aseveró que la aplicación de la consulta en Bolivia tiene una dimensión política y económica "sustancialmente diferente" a los casos de consulta registrados en Colombia, referidos a proyectos de desarrollo de bajo impacto que no afectaron la historia económica del país.

"Bolivia encarará un proceso inédito por las características que tiene, la dimensión económica y política son un tema estratégico para la historia del país", remarcó.

Asimismo, consideró a ese proceso boliviano como "ejemplar" para los países de la región porque "cualificará la democracia" y reforzará los derechos de los pueblos indígenas.

"La consulta restringe la fuerza del Estado y amplía favorablemente los derechos de los pueblos indígenas. Eso hace que el proceso de consulta boliviano sea ejemplar para el caso latinoamericano", dijo.

Según datos oficiales, el proceso de consulta se enmarca en la adopción del Convenio 169 (1991), y la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007).

En el caso boliviano esas normas son enriquecidas por la Constitución Política del Estado (2009).

El artículo 11 de la Carta Magna señaló que la democracia se ejerce de las siguientes formas, que serán desarrolladas por la ley: directa y participativa, por medio del referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa. Las asambleas y cabildos tendrán carácter deliberativo conforme a Ley.