Ciudad de México, Excelsior.com.mx. El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, afirmó que es “entendible” que los padres de los normalistas recurran a los grupos delincuenciales para buscar a sus hijos, porque es el amor paternal lo que los lleva a esas acciones, y que lo mismo acudirían con un brujo para buscar a sus familiares.

A pregunta expresa sobre la petición de los padres de los 43 normalistas desaparecidos al líder del grupo delictivo Los Rojos, Santiago Mazarí, alias El Carrete, el gobernador señaló que se deben atender todas las rutas y líneas de investigación que propongan los padres de los normalistas, pero consideró que “con la delincuencia organizada es mejor tener distancia”.

Si a los padres les dicen que sus hijos están en el desierto de Sonora allá se van a buscarlos, y si ahí no los encuentran y alguien les dice que por qué no buscan a un brujo, a un mago o un adivino, van a buscarlos donde se encuentren”, indicó.

Asimismo, detalló que “en su desesperación pidieron ayuda a un líder de un grupo de la delincuencia organizada, y yo qué puedo hacer, respetar esta decisión que hacen los padres”.

Por último, Rogelio Ortega comparó el caso de los normalistas desaparecidos con el de Rosario Ibarra de Piedra, quien por más de 40 años buscó a Jesús, su hijo, reportó el portal El Sur.

Nunca una madre o un padre se va a resignar de que su hijo está muerto mientras no se les den las evidencias, ahí tenemos el caso de doña Rosario Ibarra de Piedra, más de 40 años buscando a Jesús (Piedra Ibarra, desaparecido en 1974) y le dicen ‘doña Rosario, su hijo está muerto”.