Los Ángeles. Los votantes de California rechazaron este martes en las urnas una iniciativa que habría convertido al estado en el primero de Estados Unidos en legalizar la marihuana para uso recreativo.

El "no" a la proposición 19 se hizo con 56% de los votos, frente al 43% del "sí", con el recuento del 20% de los distritos. CNN predijo el fracaso de la medida.

Los ojos del país estaban puestos en la proposición 19 porque la legalización habría puesto al estado en conflicto con las leyes federales sobre droga y el gobierno de Obama dijo que continuaría persiguiendo a los individuos que fueran hallados en California en posesión de droga o cultivándola.

Una iniciativa contracorriente en California podría haber inspirado también a otros estados, como ha sido el caso con la marihuana para uso medicinal.

En 1996, California fue líder en el país al aprobar una medida que permitía el cannabis para usos médicos y otros 13 estados han seguido después sus pasos.

La aprobación de la proposición 19 habría tenido también un impacto económico al despejar el camino para que los gobiernos locales regulasen "el lado económico" del cultivo, incluyendo el cultivo comercial y los impuestos.

Sus defensores argumentaban que dejar de procesar a alguien por posesión de marihuana liberaría recursos de las fuerzas que hacen cumplir la ley y supondría un revés para los carteles de las drogas, al igual que dejar de prohibir el alcohol en los años 30 acabó con el contrabando por parte del crimen organizado.

También pidieron a los votantes que consideraran que la marihuana genera una cifra estimada en US$14.000 millones en ventas anuales al estado, ingresos considerados maduros para ser gravados por impuestos, especialmente en un momento de profundo déficit presupuestario en California.

Los críticos, incluidos muchos de los que están del lado de aplicación de la ley, advirtieron de varios perjuicios sociales de la legalización del cannabis, desde un declive en la producción y en los resultados académicos a un aumento de los accidentes de tráfico y en el lugar de trabajo.

El fiscal general de Estado, Eric Holder, dijo el mes pasado que "aplicaría con rigor" las leyes federales antidroga en California si se aprobaba la propuesta.

Ese problema parecía ser importante para los votantes el martes.

"Apruebo la legalización de la marihuana, pero el problema es que el Gobierno federal no reconocerá lo que el Estado de California", dijo Elaine Ricci, de 56 años, asistente legal en San Francisco.