Washington. La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó el miércoles para revocar una política que prohíbe que las personas abiertamente homosexuales sirvan en las Fuerzas Armadas del país.

En una votación que se ajustó en términos generales a las líneas partidistas, la Cámara baja dominada por los demócratas se impuso 250-175 para enviar la iniciativa de ley apoyada por el presidente Barack Obama al Senado, donde sus posibilidades de aprobación son inciertas.

La votación se realizó una semana después de que los republicanos en la Cámara alta bloquearon una medida similar para revocar la política -conocida como "No Digan, No Pregunten"- como parte de una iniciativa anual de defensa.

Sus partidarios demócratas en el Senado ahora dicen que necesitan 60 votos en la Cámara alta de 100 miembros para superar un obstáculo de ese tipo y aprobar la nueva medida que ahora fue presentada individualmente antes de que los legisladores comiencen su receso de fin de año.

"Estamos muy confiados de que hay al menos 60 votos", manifestó un asesor demócrata en el Senado.

"Ya lo veremos", declaró un asesor republicano. "Ellos dijeron que creían que podían conseguir los 60 (votos) la última vez", agregó.

Al menos 13.000 hombres y mujeres han sido expulsados de las Fuerzas Armadas estadounidenses bajo la política de exclusión, que permite que los homosexuales sirvan mientras puedan mantener su orientación sexual en secreto.

La política fue aprobada por el Congreso y entró en vigor en 1993 bajo la presidencia del demócrata Bill Clinton.

El también demócrata Obama asumió el cargo en enero del 2009 y se comprometió a poner fin a la política, que calificó como injusta y poco inteligente.

Pero Obama ha enfrentado la oposición de los republicanos liderada por su rival en las elecciones presidenciales del 2008, el senador John McCain, ex piloto de la Armada y prisionero de guerra en Vietnam.