Washington. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles un proyecto de ley que prohíbe trasladar a sospechosos de terrorismo desde la prisión militar en Bahía de Guantánamo a suelo estadounidense, un golpe a los esfuerzos del presidente Barack Obama por juzgarlos en cortes criminales.

El proyecto de ley propuesto impide trasladar a tales prisioneros a Estados Unidos bajo cualquier circunstancia al prohibir que el Gobierno gaste dinero para hacerlo.

En el pasado, el Gobierno tenía permitido llevar a los detenidos, incluido el autoproclamado organizador de los ataques del 11 de septiembre del 2001, Khalid Sheikh Mohammed, a Estados Unidos para enfrentar juicio.

La provisión fue adjunta a un proyecto de ley que debe ser aprobado para financiar las operaciones del gobierno estadounidense hasta fines del año fiscal 2011, el 30 de septiembre del 2011. Ese proyecto de ley ahora debe pasar al Senado para recibir su aprobación.

El Gobierno de Obama condenó las mayores restricciones al traslado de detenidos y sostuvo que el Congreso no debería ordenar cómo el ejecutivo procesa tales casos.

"Nos oponemos firmemente a esta provisión. El Congreso no debería limitar las herramientas disponibles para que la rama ejecutiva lleve a los terroristas ante la justicia y promueva nuestros intereses de seguridad nacional", dijo el portavoz del Departamento de Justicia, Matthew Miller.

La inclusión de esa provisión en el proyecto de ley fue inusual debido a que los demócratas aún controlan la Cámara baja hasta fin de año y anteriormente habían aprobado el permitir que los detenidos fuesen llevados al país para enfrentar juicios.

La prohibición al gasto hace imposible que el presidente Barack Obama continúe con su campaña para cerrar la prisión al menos hasta septiembre, cuando expire el proyecto de ley de gasto.

Aún restan 174 detenidos en la prisión de Guantánamo y cerca de tres decenas de ellos tienen previsto ser juzgados en cortes militares o comisiones militares en Estados Unidos. Los republicanos han exigido que esos juicios se realicen en Guantánamo.

El primer detenido en Bahía de Guantánamo fue llevado a Estados Unidos el año pasado y fue juzgado en una corte federal en Nueva York. El fue absuelto de todos salvo uno de los 285 cargos que enfrentaba por los ataques con bomba de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Africa.

El veredicto de Ahmed Khalfan Ghailani motivó duras críticas de los republicanos porque sólo se consiguió declararlo culpable de un cargo, que implica una sentencia de 20 años a cadena perpetua en prisión. Ellos dijeron que los sospechosos de terrorismo debería enfrentar a comisiones militares especiales.