En junio de este año, los votos colorados del Senado dieron el visto bueno al proyecto de ley que aprueba el protocolo de adhesión del Paraguay a la Unión de Naciones Sudamericanas. Sin embargo, poco después, la misma Cámara Baja decidió aplazar el estudio del documento sin fijar una fecha.

Ya la semana del 1° de agosto, la Comisión de Defensa Nacional, Seguridad y Orden Interno dio su dictamen favorable al documento.

Sobre el Protocolo y la cláusula democrática. Sin embargo, ocurrieron algunos cuestionamientos previos a la aprobación por la llamada cláusula democrática, que autoriza a cualquier país miembro de la Unasur a intervenir en otro ante alguna amenaza de desestabilización del orden constitucional, refirió la edición digital del dario Ultima Hora, según Andina.

También establece sanciones que deben ser empleadas en caso de ruptura o amenaza de ruptura del orden constitucional.

El protocolo prevé, por ejemplo, en su Art. 6, que “cuando el Gobierno constitucional de un Estado miembro considere que exista una amenaza de ruptura o alteración del orden democrático que lo afecte gravemente podrá recurrir al Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno o al Consejo de Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores a través de la presidencia pro témpore y/o de la Secretaría General...”.

El “Protocolo adicional al Tratado Constitutivo de Unasur sobre compromiso con la democracia” fue firmado por el presidente de la República Fernando Lugo el 26 de noviembre del 2010, durante la cumbre del bloque regional en Guyana.

El bloque de la Unasur está conformado por 12 países: Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

* Con información de ABC de Paraguay y Andina.