Santiago. Camioneros y tractoristas chilenos realizaron hoy bloqueos de una hora en la Ruta 5, que recorre longitudinalmente el país, en señal de "protesta y duelo" por la violencia en la región sureña de La Araucanía, enmarcada en el llamado conflicto mapuche.

La policía no obstaculizó las manifestaciones y en La Moneda, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, comentó que los camioneros "han dado un testimonio de rechazo a la violencia, que les afecta en algunos casos directamente a ellos", al responder a una pregunta periodística al respecto.

"Los camioneros de Chile hoy día estamos manifestándonos contra el terrorismo. ¿Qué pasaría si mañana en las carreteras de La Araucanía nos queman dos, tres camiones y nos matan a los conductores?", señaló Sergio Pérez, presidente de la Confederación de Transportes de Carga, en declaraciones a la radio Biobío.

"Esta es una movilización pacífica para terminar con el terrorismo", le apoyó José Villegas, otro dirigente del gremio.

Los camioneros apagaron sus motores, tocaron sus bocinas y ocasionaron cortes de tráfico, atascos y desvíos entre las 12.00 hora local (15.00 GMT) y las 13.00 (16.00 GMT), principalmente en la zona sur de la Ruta 5, la carretera panamericana en su tramo más meridional.

La acción se desarrolló en diversos puntos del país, incluido algunos como la norteña ciudad de Calama, situada a más de 2.000 kilómetros de La Araucanía, mientras en otros puntos se sobrepasó largamente el horario anunciado, sin que la policía se hiciera presente o instara a levantar los bloqueos.

Poco tiempo después de que este viernes un empresario agrícola y su mujer murieran calcinados en su casa en un incendio provocado por veinte encapuchados, dos camiones fueron quemados, según el dirigente sindical.

Pérez también indicó que en los últimos años han sufrido en la zona de conflicto la quema de unos 80 camiones y que quieren "libertad para trabajar y emprender" y, por este motivo, se están manifestando de forma "enérgica y civilizada".

Los camiones atacados transportan mayoritariamente madera o pertenecen a empresas forestales de la zona, por lo que se han convertido en blanco de los grupos que han radicalizado la lucha que algunas comunidades mapuches sostienen en demanda de tierras que consideran propias.

El Gobierno, que ha anunciado diversas medidas tras el atentado del pasado viernes, entre ellas el aumento de la presencia policial y la aplicación de la legislación antiterrorista a los grupos que ejercen la violencia en La Araucanía.

Este lunes, la oposición política, tras una reunión con el ministro Andrés Chadwick, manifestó su rechazo a la aplicación de la ley antiterrorista y pidió al Gobierno "mesura y proporcionalidad" para combatir la violencia, a través del diputado Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista.