Atenas. Los camioneros griegos pusieron fin el domingo una huelga de seis días, dándole al gobierno socialista de Atenas una victoria que le permitirá impulsar a la economía afectada por la recesión.

Los camioneros iniciaron un paro de las actividades el lunes en protesta contra los planes de abrir su sector, una reforma exigida por el multimillonario plan de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

"La asamblea general de las federaciones camioneras decidió, con una mayoría marginal, terminar la huelga", dijo el domingo a la prensa el jefe sindical George Tzortzatos.

Tomando una postura inusualmente firme, el gobierno había ordenado el miércoles a los huelguistas volver a ponerse al volante, amenazando con quitarles sus licencias y procesarlos si no retomaban sus funciones en menos de 24 horas.

La huelga de camioneros interrumpió el abastecimiento de combustible en todo el país. Se formaron filas en las estaciones de servicios.