Río de Janeiro. Con un éxito en YouTube y un debate presidencial en línea, las elecciones de Brasil llegaron con fuerza a la era de Internet este año, mientras los candidatos luchan por conseguir votos y clics entre un creciente número de usuarios de computadores.

 

Los dos principales contendores para suceder al presidente Luiz Inácio Lula da Silva se han convertido en ávidos usuarios de la red social Twitter, invirtieron en sitios electrónicos que pueden reunir donaciones, y el miércoles participaron en el primer debate presidencial en línea.

 

El debate entre la candidata oficialista Dilma Rousseff, su principal competidor José Serra y la candidata del Partido Verde, Marina Silva, entregó los intercambios más crudos de la campaña hasta el minuto, y fue transmitido en vivo en sitios sociales como Twitter y Facebook.

 

Mientras la televisión sigue siendo el medio más poderoso en el gran país de 190 millones de personas, la importancia de internet crece rápidamente mientras millones de consumidores se afianzan en la clase media cada año y compran su primer computador.

 

Los dos partidos principales intentan importar aspectos de la estrategia que ayudó a Barack Obama a ganar la presidencia estadounidense en 2008 tomando el control de la prensa, organizando a sus partidarios y reuniendo un nivel inédito de donaciones en línea.

 

El número de usuarios de internet en la mayor economía de América Latina llegó a los 72 millones en 2008, según el Banco Mundial, duplicando la cifra registrada cuatro años antes.

 

Una vez que los brasileños ingresan a la red, tienden a quedarse allí, acumulando más tiempo mensual conectados que cualquier otra nacionalidad, según una encuesta.

 

"Esta es la primera etapa de algo nuevo que está ocurriendo", dijo Joe Rospars, fundador de la firma Blue State Digital que ideó la decisiva estrategia digital de Obama y que fue contratada para la campaña de Rousseff.

 

"Mientras más masa crítica de votantes y personas estén en línea, más harán y exigirán de las campañas y las campañas buscarán hacer más cosas con ellos", agregó.

 

La carrera ya tuvo su primer éxito en Youtube que recordó el video "I got a crush on Obama", que mostraba a "Obama Girl" y se hizo conocido rápidamente antes de las elecciones estadounidenses del 2008.

 

Como "Dilmaboy", un video que ya ha sido visto casi 250.000 veces, el estudiante universitario Paulo Reis baila y canta su admiración hacia Rousseff, diciéndole a su oponente "la gente está hambrienta y quiere comer. Lo siento Serra, pero vas a perder".


El video constituye un inusual momento de alivio cómico para los votantes en Brasil, donde las estaciones de radio y televisión tienen legalmente prohibido burlarse de los candidatos en la campaña electoral.

 

Los escépticos dicen que la participación de brasileños en las redes sociales es poco profunda y es improbable que se traduzca en activismo apasionado, en una carrera entre dos candidatos poco carismáticos y contextos similares.

 

Sólo 7% de los votantes accede a información de la campaña a través de internet, comparado a más del 20% de Estados Unidos, según una reciente encuesta de Datafolha.

 

"Las partes siguen aprendiendo cómo utilizar este medio, por lo que hay mucha incertidumbre sobre su impacto", dijo Rafael Cortez, analista político de la consultora Tendencias en Sao Paulo.