Al menos 800 líderes campesinos de 15 departamentos paraguayos encabezarán una protesta contra la política social del gobierno y ejercer un plan de acción; los campesinos arribarán desde este miércoles a Asunción.

El presidente de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas, Luis Arroyo, manifestó que la llamada lucha oficial contra la pobreza consiste en “combatir, hostigar y reprimir a los pobres”, citó Telesur.

Los dirigentes se tomarán las calles y se concentrarán frente a diversas instituciones del Estado para condenar los actos del gobierno contra el sector agrícola, que catalogan como persecución, especialmente en los militarizados departamentos del norte del país sudamericano.

“Nos están desalojando de asentamientos legales constituidos usando las fuerzas represivas para ello, a pesar de estar respaldados por la Constitución y las leyes agrarias y eso, verdaderamente, es una provocación abierta”, señaló Aguayo, según Prensa Latina.

Los campesinos no descartan pedir que el gobierno asuma las deudas de los pequeños productores. Los dirigentes de los labriegos marcharán por el centro de la ciudad en un acto final frente al Panteón de los Héroes y concluir la demostración de fuerza del campesinado.

La movilización forma parte de la efervescencia social existente en el país y coincide con el paro escalonado que mantienen los médicos y la anunciada celebración de este mes con una nueva huelga general de tres días por parte del gremio docente.