Ottawa. Canadá suspendió sus relaciones diplomáticas con Irán y ordenó a los diplomáticos iraníes que salgan del país en un plazo de cinco días, anunció este viernes el ministro canadiense de Relaciones Exteriores John Baird.

Canadá considera que en la actualidad el gobierno de Irán es la amenaza más significativa para la paz y la seguridad mundial. Además, criticó a Teherán por la crisis de Siria y por el programa nuclear iraní.

"El régimen iraní está ofreciendo una creciente asistencia militar al régimen (del presidente sirio Bashar) al-Assad; se niega a cumplir las resoluciones de la ONU referentes a su programa nuclear; amenaza habitualmente la existencia de Israel y utiliza una retórica antisemítica racista e incita al genocidio", agregó.

Irán también está entre los principales violadores de los derechos humanos del mundo y da refugio y ayuda materialmente a grupos terroristas, agregó. Eso exige que, bajo la Ley de Justicia para las Víctimas del Terrorismo canadiense, Canadá considere formalmente a Irán como un Estado patrocinador del terrorismo.

"El régimen iraní ha mostrado un completo desacato a la Convención de Viena y a su garantía de protección del personal diplomático", indicó.

"Bajo estas circunstancias, Canadá ya no puede mantener una presencia diplomática en Irán", añadió.

El ministro dijo que Canadá actualizó sus Informes y Alertas de Viaje para aconsejar a los canadienses que eviten viajar a Irán.