Montevideo.
El canciller argentino, Héctor Timerman, dijo que el acuerdo firmado entre los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, y de Uruguay, José Mujica, sobre el monitoreo de la pastera ubicada en la frontera entre ambos países no admite dobles lecturas: “Si (UPM) llega a contaminar, cierro la fábrica. Es algo que ya se ha hablado, no lo desconocen en el Uruguay", dijo el secretario de Estado en declaraciones al diario La Nación.

"¿Usted cree que si Botnia -o mejor hablemos de todas las fábricas sobre el río Uruguay-, si yo me doy cuenta o si el presidente de la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) se da cuenta de que están envenenando el agua, usted cree que voy a esperar un mes hasta la próxima inspección?", indicó el canciller."Voy a salir a alertar a la población. Lo voy a anunciar públicamente. Le digo que saco una solicitada", prosiguió.

Las declaraciones fueron realizadas tras la reunión que el canciller mantuvo con integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú en Buenos Aires. Los piqueteros y el ministro de Fernández volverán a encontrarse en un mes en la localidad entrerriana.